Venecia la ciudad Italiana llena de arte sacro robado de la ciudad Santa.

Califica este Post
[Total: 0 Average: 0]

Originalmente se decía que las reliquias sagradas fueron rescatadas de las garras de los infieles en la ciudad santa. Pero después de robar los cuerpos de los discípulos de Jesús y algunos mártires , el mundo se dio cuenta de que solo era para cobrar a sus visitantes por observar dichas reliquias sagradas.

Cuando la capital del imperio bizantino fue conquistada y saqueada por los cruzados y los soldados venecianos en el año 1204, la majestuosa escultura dorada que se encontraba en el hipódromo no pasó desapercibida para para estos. Parece ser que el traslado a Venecia se realizó dos años después, aunque los caballos de San marcos no fueron incorporados inmediatamente en la basílica de San Marcos.

La Cuarta Cruzada por parte de los cruzados llevó asociado un reparto del botín pactado con anterioridad:

  • A los cruzados les corresponderían las tres octavas partes.
  • Para el futuro emperador del Imperio LatinoBalduino IX de Flandes, dos octavas partes.
  • Para los venecianos tres octavas partes. 

Este reparto permitió a Enrico Dandolo, el dogo (dux) veneciano, llevar como botín a Venecia destacadas obras de arte de Bizancio, obras que pueden contemplarse en la Basílica de San Marcos y en su Museo. 

Entre esas obras destacan:

  • Los Tetrarcas.
  • La Pala d’Oro.
  • Los cuatro caballos de la cuádriga.
  • La ‘cabeza de Carmagnola’.

Francesco Bussone, llamado Carmagnola, fue el capitán general de la Serenísima y reconocido culpable por traición y complicidad con el enemigo (Filippo Maria Visconti), fue decapitado en 1432. La acusación era injusta, pero su cabeza no obstante debía quedar expuesta al pueblo según la usanza, dando inicio, en el imaginario popular, a una leyenda que vive mucho tiempo. La cabeza, en pórfido rojo, está colocada en el pórtico de la Basílica y parece fungir de advertencia al visitante. Proviene del saqueo de Constantinopla realizado durante la IV Cruzada de 1204. Por mucho tiempo fue centro de estudios y discusiones para la determinación de la identidad histórica del personaje representado. Deducida la identificación con un soberano del Imperio tardío, es probablemente sobre la base de comparaciones de las monedas, una representación de Justiniano I.

Una gerra por la tierra Santa que no tiene nada de santa sino puro fanatismo entre los llamados católicos y el Islam, Los papas los principales fanáticos de la muerte. Hoy el Islam sigue tratando de salvar al mundo de la locura de los qu se hacen llamar seguidores de cristo.

No recordamos ningún pasaje, lectura, parábola donde Jesús nos invite a defender la tierra Santa y sobre todo morir y matar por un puño de tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.